Feminidad

Este es un tiempo en el que el Ser Femenino Sagrado
y Profundo de nuestro ser está llamando para ponerse de pie
y decir la verdad de nuestros corazones.

La intención de nuestro trabajo femenino es reivindicar
nuestro poder femenino, mediante la apertura de nuestros cuerpos y la reconexión
con el Saber que yace en lo profundo de nuestro ser.

De esta manera, no estaremos controlados ni actuaremos en reacción a los valores que se nos han impuesto, transmitidos de generación en generación, y que nos impiden recibir completamente la potencia del Ser Femenino.

Más allá de si vayamos a ser o no correspondidas, necesitamos encontrar una relación auténtica y completa con nuestro ser femenino más profundo.

Sin imitar los modos de poder e influencia masculinos, necesitamos actuar en nuestros hogares, en nuestras relaciones, en nuestras comunidades y en el mundo, con completa confianza en nuestra potencia como mujeres.

Nuestra experiencia nos ha demostrado que es difícil hacerlo a solas. Necesitamos nutrirnos y forjarnos como una hermandad femenina, no para aplastar a los hombres sino para alcanzar una relación auténtica y completa con el ser masculino.

Más allá de si vayamos a ser o no correspondidas, necesitamos encontrar una relación auténtica y completa con nuestro ser femenino más profundo.

La memoria emocional que pesa en la feminidad de la mujer (así como en los aspectos femeninos de los hombres) se remonta a 5000 años atrás, con el surgimiento del patriarcado. La feminidad ahora está cargada de recuerdos de dolor, vergüenza, sumisión, culpa, rabia y victimismo.

En la memoria de la mujer está sellado el miedo a ser ella misma. Ha cultivado el rol de ser dócil y sumisa, para alcanzar los cargos más altos: históricamente, a través del matrimonio. En los tiempos modernos, las mujeres continúan posicionándose bien en complicidad con lo masculino o bien en rebelión contra él.

Las mujeres de hoy aún buscamos valor en el reflejo del hombre. Este modo de ver ha sido impuesto por un sistema de creencias patriarcales donde el hombre es el centro y único foco de la devoción femenina, un sistema que mantiene su impronta en nuestro inconsciente más profundo.

Mientras que lo masculino continúe siendo el centro de la psique femenina, ella continuará perdiéndose, dejándose controlar por lazos de dependencia y rebelión contra los hombres. Para reivindicar nuestro poder, tenemos que explorar todas las partes de nuestra feminidad que han sido reprimidas y oprimidas debido al surgimiento del patriarcado

***

Como mujeres, en estos tiempos fundamentales donde estamos al borde de una crisis planetaria, estamos invitados a reunirnos una vez más en una hermandad femenina, para reivindicar nuestra energía visceral.

Nuestro ciclo es la fuerza descendiente que nos conecta con los ciclos de la vida. En tanto nos reunamos de nuevo en una hermandad femenina para reivindicar a nuestros corazones, nuestros cuerpos, nuestra conexión, nos pondremos a traer un fin a la epidemia global de violencia, cosificación, avergonzamiento y curaremos la ruptura aparentemente irreconciliable de las polaridades complementarias masculino/femenino

La luna nos conecta con nuestro ciclo menstrual, el símbolo de nuestra fertilidad, nuestro vínculo con la tierra, nuestra madre. Durante milenios, a través de la dominación y el control, nos han adoctrinado para que nos desconectemos de este vínculo, de este sagrado proceso de conexión y pertenencia.

Cuando volvamos y celebremos las fases y las fases de la luna, reconectaremos con nuestra naturaleza cíclica, con nuestra energía femenina (que ha estado fluyendo bajo la superficie del patriarcado, incesantemente a través del tiempo) y toda nuestra sabiduría ancestral. Cuando conectemos con los ciclos de la luna, conectaremos con todas las mujeres a través de los tiempos y entrelazaremos un resplandor femenino una vez más.

***

Como hermanas, reunámonos para inspirarnos, para liberarnos de los lazos con el patriarcado, para entrar a la plenitud de estar vivas como mujeres. Reunámonos de manera que podamos crecer en nuestro poder y belleza, más a medida que envejezcamos, y no reducirnos o dejar que nos desechen, nos hagan invisibles o desempoderadas porque carezcamos de fuerza interior u otra ayuda exterior de La Feminidad. Nuestra reunión es Un Llamado al Poder, un llamado para recordar quiénes somos, para apoyarnos mutuamente, para mantenernos en pie en nuestra plenitud.

Nuestra intención es crear una red de mujeres en expansión constante, crecer e inspirarnos mutuamente y movernos unidas protegiendo aquello que amamos y lo que más nos necesita, atreviéndonos a encarnar la plenitud del amor auténtico que somos, posicionándonos como el fiel reflejo que brinda el amor. Sólo entonces podremos transformarnos mutuamente y a nuestro querido planeta.

 
Conéctate con nosotros…

- Descarga nuestros artículos sobre Masculinidad, Feminidad y Relaciones.
- Compra materiales de apoyo en nuestra tienda (libros, DVD, etc).
- Participa en nuestro blog.
- Envíanos cualquier pregunta que tengas.
- Hazte miembro para apoyar a este movimiento social.
- Ven a un taller de fin de semana, grupo, evento o retiro.
- Forma parte de esta evolución y el movimiento social dinámico de la fraternidad, la hermandad y la red de comunidades de libertad e intimidad.

Los comentarios están cerrados.